Psicología del color.

“Los colores tienen un gran poder de comunicación. Saber utilizarlos y combinarlos es clave a la hora de construir tu mensaje”

Empecemos por saber qué es la psicología del color?

Como definición podemos decir que es un campo de estudio que está dirigido a analizar cómo percibimos y nos comportamos ante distintos colores, así como las emociones que motivan en nosotros dichos tonos.

No hay que olvidar que se pueden tener distintas interpretaciones dependiendo de las variables culturales. Así mismo hay principios generales como los que citaremos.

Tanto en diseño gráfico como en marketing, el color es un factor clave a la hora de conseguir la reacción que queremos de nuestro público. Cada color representa unos valores, unas emociones y sensaciones distintas, por lo que elegir los colores de nuestro diseño es elemental.

Además, conocer la forma en la que interactúan los distintos colores entre ellos también es clave para hacer que nuestro público reciba el mensaje adecuado, se fije en lo que nosotros queramos resaltar y reaccione como a nosotros nos interese.

Hace ya unos años hicimos unas placas para Facebook con el resumen de cada color para que además de compartirlo lo tengas siempre a mano como herramienta de consulta. En este post ampliaremos un poco más el tema. En caso que les interese les dejo el link de Facebook acá.

Contraste y color

Cuando se trata de técnicas de color, el uso del contraste es especialmente importante. Cuando hablamos del contraste entre colores nos referimos a la forma en la que un color destaca o “se separa” sobre el otro. La manera en la que los dos se diferencian. Así, un contraste alto es cuando los colores están claramente separados entre ellos, contraste bajo, sin embargo, sería cuando cuesta separarlos o tienden a unirse.

Esto no quiere decir que la combinación de colores diferentes sea lo que genere un contraste alto. De hecho, podemos combinar dos colores distintos que no tengan contraste alguno ya que el tono puede ser parecido. El rojo y el naranja o el azul y el verde por ejemplo son colores diferentes que al combinarlos entre sí generan un bajo contraste. El rojo y el amarillo, sin embargo, sí que estarán creando un mayor contraste.

“Colores distintos no es sinónimo de contraste”

Así, generaremos contraste cuando queramos destacar un elemento más importante, ya que llamará más fácilmente la atención. No obstante, es importante recordar que no todo debe tener un alto contraste, ya que así generaremos mensajes confusos en los que no quede claro qué es lo más importante. En ocasiones el bajo contraste usando tonos similares genera diseños más bellos y elegantes, aunque puede que menos legibles.

 

Combinación de colores

En general, es aconsejable mantener una combinación más o menos sencilla de colores basándonos en 2 o 3 colores principales. No hay que olvidarse que el color aporta significado, por lo que demasiados colores pueden generar un mensaje demasiado complicado de entender y perderse el mensaje por completo. La gente quiere mensajes claros y sencillos, elegí unos pocos colores con criterio y apostá por ellos.

“Los colores tienen significados, el uso de demasiados colores genera mensajes incomprensibles y confusos”

¿Cómo elegir la combinación de colores adecuada? Basémonos en la rueda del color. Podemos decantarnos por utilizar colores complementarios, es decir, los que se encuentran uno enfrente del otro en la rueda de color, como es el caso del azul y el naranja o el amarillo y el violeta. Los colores opuestos generan una tensión visual que activa nuestro mecanismo perceptivo, eso sí, establecé una jerarquía decidiendo cuál de los dos será el que ocupe un mayor lugar.

Los colores análogos, sin embargo, son los que se encuentran uno al lado del otro en la rueda de color. Se trata de colores muy relacionados cuya combinación genera sensaciones de tranquilidad y comodidad. Así, conseguimos composiciones visuales más sutiles, aunque destaquen menos. Cuando queremos composiciones todavía más suaves podemos recurrir a colores monocromáticos, es decir, una paleta compuesta por un único color con variaciones en su tono o matiz.

 

Color y emoción

¿Qué valores o emociones nos transmite cada color?
Este es quizás el punto más importante a la hora de construir nuestro mensaje visual.
A continuación detallo algunos ejemplos de lo que transmiten estos colores según aceptaciones generales:

  • Azul: Tranquilidad, paz, seguridad, seriedad, sinceridad, inteligencia y frialdad.
  • Verde: Frescura, medioambiental, fertilidad, dinero, ética, serenidad, culpa y envidia.
  • Amarillo: Alegría, calidez, amabilidad, positividad, luz, felicidad, energía e inestabilidad.
  • Rosa: Dulzura, feminidad, salud, diversión, inocencia, delicadeza, compasión e inmadurez.
  • Rojo: Amor, pasión, poder, energía, dinamismo, fuerza, deseo y peligro.
  • Marrón: Masculino, natural, tierra, simplicidad y rústico.
  • Violeta: Lujo, realeza, espiritualidad, sabiduría y misterio.
  • Naranja: Éxito, amistad, confianza, innovación, diversión, vitalidad, coraje e ignorancia.
  • Blanco: Inocencia, pureza, limpieza, facilidad, vacío y aislamiento.
  • Negro: Protección, poder, valor, prestigio, elegancia, muerte, maldad y misterio.
  • Gris: Pureza, nobleza, sencillez, ingenuidad, suavidad.

Así, podemos ver cómo cada marca pretende comunicar unas emociones y valores distintos en función de sus colores corporativos.

 

Optimizar los colores de la web para la conversión

Si los colores afectan directamente sobre la forma en la que un usuario percibe un mensaje, es evidente que también afectarán sobre su comportamiento. De hecho, si realizamos algún experimento tipo Test A/B con los botones de Call to Action de nuestra web, veremos cómo pequeñas variaciones pueden dar resultados notablemente diferentes. Así, muchos aseguran que los botones naranjas y verdes son los que mayores tasas de conversión ofrecen, no obstante, yo matizaría que todo depende del contexto.

Si nos encontramos en una página donde el color dominante es el azul, posiblemente porque se trate del color corporativo, utilizar botones azules sería un grave error. Una vez más nos encontramos ante la importancia del contraste para dirigir la mirada del usuario. Por eso mismo lo más aconsejable es utilizar colores que contrasten con el entorno, y sobre todo hacer experimentos, probando diversas opciones es cuando sabremos realmente qué es lo que funciona mejor en nuestra web. Así, además del color también podrás variar el tamaño, la ubicación o el mensaje del botón.

 

Nota de color

Si bien estamos hablando de los colores más asociados a las identidades de marca y a nuestra reacción ante ellas, es muy interesante de ver cómo el cine utiliza los colores para enfatizar el mensaje y apelar a estimular nuestra emocionalidad.
Me pareció buena idea intentar “graficarlo” con un video que expresa esto:

 

¿Qué opinas sobre el poder psicológico de los colores? ¿Estás de acuerdo con las emociones a las que hemos vinculado cada color?

Si te gustó, compartilo!

Gracias!

 

Comments

Dejar un comentario

0